29 de agosto de 2012

Duatlón de Cantimpalos. La crónica

La previa
22 de Agosto. Son las ocho y veinte de la mañana cuando llego a casa de Ginés Roncero. Están allí ya con él David y Dinky terminando de montar las bicis en el portabicis que compramos ayer. Aparco mi coche y en cuanto terminamos de fijar las bicis nos montamos los cuatro en el coche de David y damos el banderazo de salida a esta aventura de locos en la que nos hemos metido. David, Ginés y yo vamos a hacer el duatlón de Cantimpalos y Dinky se viene a acompañarnos y darnos un poco de apoyo logístico.

Las tres bicis preparadas como nosotros para el viaje

La ida
Salimos y rápidamente cogemos la Autovía. Los nervios y excitación del viaje nos mantienen activos y dicharacheros los primeros kilómetros. Tras una parada técnica para terminar de asegurar las bicis y que no se muevan, los kilómetros empiezan a caer deprisa. Pasado Albacete a algunos nos empieza a entrar hambre y tras presionar a David durante un rato paramos en el Área 108 a tomar un café y unas tostadas. A partir de ahí conduce Dinky y seguimos del tirón hasta San Rafael donde paramos a comer. Charlas, risas, nervios, café y al coche para, tras perdernos un poco, llegar a Cantimpalos a las cuatro de la tarde.

El Trío Calavera minutos antes de empezar

Los preparativos
Aparcamos rápido y relativamente cerca de la zona de salida/meta. Nos damos cuenta ya de que hace muchísimo aire y que en la bici vamos a padecer, pero bueno. Cogemos el dorsal y vuelta al coche a preparar las bicis y el resto del material (demasiada parafernalia llevan este tipo de pruebas...). Tras asegurarnos varias veces de que todo está perfecto vamos a la zona de boxes y dejamos allí la bici, el casco y las zapatillas de ciclismo listo todo para la primera transición. Son las cinco y cuarto. Me empiezo a poner muy nervioso. Viendo todas esas bicis, el ambiente a duatlón y lo poco que falta para tomar la salida empiezo a arrepentirme de haberme embarcado en esta aventura. El miedo se apodera de mí y tengo la sensación de que no voy a ser capaz de completar sin percances los 25 kilómetros del sector en bici. “¿Quién me mandará? Joder” es lo que mi mente me repite una y otra vez. Hablo con Dinky y David (Roncero está zascandileando por ahí, él sí que está en su salsa) y me tranquilizo un poco. Cinco y media de la tarde. Me pongo a calentar. Hace muchísimo calor (unos 36º a la hora de la salida) y tengo pensado no salir fuerte, así que hago un calentamiento más bien corto y me voy a la salida a esperar que esto comience.

La zona de boxes

LA CARRERA
Primer sector a pie --- 2 vueltas a un circuito de 3,25 Km.
Se da la salida. La gente sale lanzada. Yo trato de coger mi ritmo y buscar sensaciones, pero llevo las piernas pesadas (normal después de casi 8 coche...). Decido empezar tranquilo y poco a poco ir acomodando el ritmo. Además he salido sin reloj para no obsesionarme con los ritmos y velocidades. Hoy hay que terminar y punto. La primera parte del recorrido es una calle bastante larga que se hace ida y vuelta, lo que hace que nos crucemos con la cabeza. Veo que David va en el primer grupo y además le veo buena cara. Yo sigo a mi ritmo y paso el primer kilómetro. Al cruzarme con los que llevo detrás calculo que voy sobre la mitad más o menos. Un poco antes del kilómetro dos un giro a la derecha nos mete en una calle cuesta arriba. Esa zona se hace muy pesada pues la subida es larga y además pega el aire de cara. Llegamos arriba, bajamos, después una pequeña vuelta por el pueblo y primer paso por meta. Al empezar la segunda vuelta las sensaciones siguen siendo malas pero poco a poco voy adelantando corredores. Simplemente manteniendo el ritmo y nivel de esfuerzo voy progresando en puestos. Me vuelvo a cruzar con la cabeza donde David sigue perfectamente instalado. Aprovecho para contar de forma aproximada según me los cruzo cuánta gente llevo por delante. Son Unos 50. Vuelvo a pasar por la cuesta y pienso en lo duro que se va a hacer cuando vuelva a pasar por aquí en el final del duatlón dentro de una hora. Mientras lo hago voy recuperando alguna posición más. La bajada me la tomo con calma y algún corredor de los que he pasado subiendo me da alcance. Llegamos a los últimos 500 metros de este primer sector a pie y tras recuperar algún otro puesto llego a la zona de boxes a hacer la primera transición de mi vida.

En la primera vuelta corriendo

Sector en bicicleta --- 3 vueltas a un circuito de 8,3 Km.
Tras una transición muy lenta, en la que me aseguro sobre todo de que no me sancionen por cometer alguna irregularidad, empiezo el circuito de bicicleta. Tras un par de curvas por el pueblo salgo a la carretera. En esta primera parte del circuito el aire ayuda mucho, así que meto el plato grande y empiezo a bajar piñones. Me pasan dos corredores pero los mantengo a distancia. Voy como un tiro y lo estoy dando todo. Miro para atrás además y no llevo a nadie cerca. Aproximadamente en el Km. 3 llegamos a un pueblo. Hay una bajada, que si bien es un pelín peligrosa, mucho menos de lo que parece en principio. Tras la bajada un repecho bastante duro. A mitad del repecho meto el plato pequeño pero sigo subiendo fuerte, hasta el punto que recupero las dos posiciones que había perdido recientemente. Al terminar el repecho curva de 90º a la derecha y para cambiar de carretera y coger la nacional. Y con el giro... el aire de cara me devuelve a la realidad de mi “yo ciclista”. Nada más girar queda un falso llano de unos 100 metros justo antes de coronar para empezar una bajada bastante fuerte. Pero el aire de cara hace que esos metros hasta empezar a bajar se me hagan mucho más duros que la subida. En esa zona vuelvo a perder las dos posiciones y cuando empieza la bajada simplemente dejo de dar pedales para intentar recuperar el aliento. Además con el aire de cara se me seca la boca y empiezo a sufrir mucho. Al terminar la bajada veo que quedan aún unos cuántos metros hasta volver a cambiar de carretera y volver hacia el pueblo. Intento mantener un buen ritmo pero tengo incluso que meter el plato pequeño a pesar de ir en llano. Me pasa otro corredor pero no se me va mucho. Por fin giramos a la derecha y cogemos la carretera que nos lleva de vuelta al pueblo, pero el giro es leve y el aire sigue molestando mucho. Aquí me hundo y a los que llevo por delante los pierdo definitivamente de vista. De hecho tengo que seguir con el plato pequeño un rato. Ya cerca del pueblo la cosa se pone un poco más favorable y puedo meter el plato grande. Entro al pueblo, hay algo de gente que anima que siempre viene bien, y enseguida curva bastante peligrosa a la derecha para empezar la segunda vuelta. Es en esta segunda vuelta cuando empieza de verdad mi calvario. Si bien la primera vuelta tal vez haya perdido cinco o seis puestos como mucho, en esta segunda vuelta me empiezan a adelantar muchos ciclistas. En la parte favorable trato de mantener el tipo, pero desde el repecho hasta terminar la vuelta es un continuo sufrimiento. Además me siguen pasando por todos lados. Termino la vuelta como puedo y empiezo la tercera con el alivio de saber que será la última en bici. En esta última vuelta me siguen pasando ciclistas, pero menos que en la segunda vuelta, aunque tengo la sensación de que mi ritmo es cada vez peor (tampoco llevo cuentakilómetros, ni reloj, ni Garmin ni nada). Negocio lo mejor que puedo la parte final del sector en bici y entro en el pueblo de nuevo, sólo que esta vez en vez de hacer la última curva sigo recto dirección boxes, para justo antes de llegar bajarme de la bici para hacer la última transición del día.

Empezando la segunda vuelta en bici

Segundo sector a pie --- 1 vuelta a un circuito de 3,25 Km.
Hago de nuevo una transición muy lenta, pero que por otro lado me sirve para coger algo de fuelle. Eso sí, salgo de los boxes con la idea de recuperar todos los puestos que pueda en este tramo final. La sensación es HORRIBLE y llevo las piernas como palos, pero aún así veo como me acerco muy rápido a varios grupos que me preceden. Como voy sin reloj no tengo ni idea de a qué ritmo voy, pero mi sensación es la de ir clavado a pesar de que veo que voy mucho más rápido que los que me preceden. La cuesta me hace mucho daño, si bien también me sirve para recuperar varios puestos. Encaro la bajada y miro hacia delante. Veo a cuatro o cinco corredores, uno de ellos bastante lejos y los demás a una distancia que considero asequible, y me marco como objetivo en el kilómetro y pico que queda darles caza a todos. Voy pasándolos poco a poco y cuando alcanzo y supero (ya a apenas unos 300 metros de la meta) al que más lejos estaba, veo que puedo recuperar otro puesto, pero que tendría que vaciarme para ello, así que decido quedarme como estoy y saborear los últimos metros de mi primer duatlón. Así que con las pocas fuerzas que me quedan encaro la recta de meta y me dejo llevar para pasar por debajo del arco y completar este reto que, al final, me ha costado mucho más de lo que yo creí que me costaría. Feliz y contento recojo mi bolsa de bebidas y fruta con el correspondiente chorizo de Cantimpalos.

El Post
Allí están en meta todos esperándome. Dinky que además me ha animado todas y cada una de las veces que he pasado (que no han sido pocas) y David y Roncero que han llegado a meta hace ya bastante rato. Comentamos un poco la jugada y nos vamos al coche a ponernos algo de ropa seca. Después volvemos a boxes a por las bicis y demás material y tras volver a montar todo en el portabicis y maletero salimos de Cantimpalos rumbo a casa de nuevo.

Mi actuación en números
Puesto: 78 de 116 llegados a meta. Tiempo: 1h36'39"
Primer sector a pie: 25'32" (a 3'56"/Km) -- 41º mejor tiempo
Sector en bicicleta: 55'03" (a 27,25 Km/hora) -- 98º mejor tiempo
Segundo sector a pie: 13'18" (a 4'06"/Km) -- 27º mejor tiempo
Transiciones: 1'17" y 1'26" -- 112º mejor tiempo (vamos, el quinto más lento...)

La vuelta
Esta vez tenemos claro el camino y el viaje es más rápido y directo. Además decidimos pagar un peaje que nos acorta bastante tiempo y kilómetros. Parada técnica en un McDonalds en los alrededores de Madrid para meterle al cuerpo un buen chute de comida basura (bueno, Roncero se comió una ensaladita) y tras varias horas de charla y conversación amigable llegamos al punto de partida, Ribera de Molina, donde desmontamos las bicis y cada uno listo para llegar a su destino final. Un vistazo el reloj muestra que son casi las tres de la madrugada...

Reflexiones
Supongo que parece una locura hacer 1000 kilómetros de coche en un día para correr un duatlón, pero cuando tienes la oportunidad de compartir tantas horas, charlas y experiencias con un grupo de amigos que además tienen en común contigo una afición que pone los sentimientos y sensaciones a flor de piel tantas y tantas veces, creo que la locura sería no hacer este tipo de cosas.

7 comentarios:

  1. Cantimpalos es todo un clásico. El año pasado estuve por allí.
    Enhorabuena!!! las sensaciones mejorarán

    ResponderEliminar
  2. Ay qué dolorrrrrr, chiquillo, me has quitado las ganas de volver a esos fregaos, ja ja ja, desde luego son experiencias para recordar, adelante jabato.

    ResponderEliminar
  3. que grandes , al final me quede con las ganas de ir con vosotros¡¡¡ un abrazo y felicidades por tu reto¡

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por tu primer Duatlón!!! seguro q mejorarás en bici y quedarás mucho más adelante!!! y de locura nada, es vuestra afición y seguro q disfrutastéis como unos niños con zapatos nuevos, saludos.
    Juan Fernández

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por haber consegido terminar tu primer duatlon y a mejorar todo lo posible para el siguiente.
    Animo y a por todas!!!

    ResponderEliminar
  6. Tienes el estilo en bici de ESCARTIN , vamosss makina

    ResponderEliminar
  7. Hola! Hace tiempo que sigo el blog y me gustaría hacer llegar una muy buena sugerencia. Si me facilitaís un email de contacto os la hago llegar.
    Gracias y a seguir así!
    Jose
    joseferrero88@gmail.com

    ResponderEliminar