16 de enero de 2008

Cross de Las Torres de Cotillas

Mañana fresca en Las Torres de Cotillas. Mi carrera, la séptima, la que cierra el día de carreras en este pueblo murciano es a las 12:15, pero he quedado con David para tomar un cafelito sobre las 10:30. El aliciente principal, aparte de todo lo que envuelve un cross del calendario oficial (es la primera vez que participo en una carrera así) es la participación de Martín Fiz. Ha venido a dar una charla sobre maratones el sábado por la tarde y a correr la carrera el domingo. Hay espectativas pues es posible que Molina, atleta murciano, le pueda plantar cara.

Tras tomar el café y dejar la mochila en el coche de David, a las doce menos cuarto nos ponemos a calentar. Sorpresa la mía cuando tras unos cinco minutos de calentamiento nos cruzamos con Martín Fiz, que cambia el sentido de su carrera para acompañarnos los siguientes 10 minutos en el trote para calentar las piernas. Vamos David (mi entrenador), otros dos corredores de la zona y el propio Martín Fiz y yo comprobando el terreno por el que después será la carrera. He de reconocer que fue bastante emocionante compartir durante un rato el recorrido con un atleta de su nivel. Por supuesto en la carrera sólo le vi cuando los recobecos del circuito hacían que los primeros se cruzaran con los últimos en sentido contrario...

En cuanto a la carrera he de decir que sufro mucho en carreras tan cortas. Hay que ir a ritmos muy fuertes, y yo me siento más cómodo rodando muchos más km un poco más despacio. Eso sí, esto de cara a la preparación de la maratón es muy positivo. El cartel decía que eran 10000 metros, si bien parecía, como al final comprobamos, que el circuito estaba corto. Dimos cuatro vueltas a un recorrido por tierra para hacer un total de 9580 metros medidos después con el satélite del gmaps-pedometer. Al ser cuatro vueltas mi objetivo era simple. Si yo iba a 4min/km y los primeros a 3min/km, cosas ambas bastante posibles, me doblarían en mi tercera vuelta que sería su llegada a meta, así que convertí en evitar esa "humillación" mi objetivo principal. Sabía que me iba a quedar de los últimos y me mentalicé para que ese hecho no me desmotivara. La salida fue bastante rápida, y todos, incluso los maletes, nos contagiamos de ese hecho. Yo salí fuerte y cuando tras más o menos un km nos estabilizamos me encontré en tierra de nadie, pues me precedía un grupeto de tres que me iban sacando un poco de punto, y ya tenía a unos 30 metros por detrás el siguiente grupo. Así que hice toda la carrera completamente solo. Mis parciales fueron: 9:00, 9:30, 9:31 y 9:36 para un total de 37:37 en meta. Fui de más a menos, y se me hizo un poco largo el final, si bien me salió un ritmo medio de 3:56, que no está mal, y además conseguí que no me doblaran. De hecho pasé por la tercera vuelta en 28:01 y Martín Fiz ganó en meta con 29:36, es decir, que me sobró algo más de un minuto y medio. Mi puesto el 45 de 56, de decir, de los últimos, pero satisfecho con el tiempo y la experiencia. De hecho el domingo que viene haré el Cross de Puerto Lumbreras.

Después de la carrera trotar para recuperar y una fotito con Martín Fiz que en cuanto David me mande la pondré en este blog. Ahora a acabar de recuperarme del todo del resfriado que me impidió entrenar bien la semana pasada, y a hacer km para seguir progresando y mejorando el estado de forma de cara a París. Al Cross del domingo que viene voy a llegar más cansado pues esta semana tengo bastante carga de km, aunque intentaré hacerlo al menos igual que en el del pasado domingo. Yo, como siempre, lo daré todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada